Una interpretación del accionar de las fuerzas políticas actuales a la luz de la teoría organizacional

Eduardo Vásquez Bresani

cheap generic clomid Henry Mintzberg, muy famoso profesor canadiense ha contribuido a la teoría de la organización con su teoría sobre “las Configuraciones Estructurales”, entre otros muchos conceptos que han aportado muchísimo al entendimiento del la operación de las organizaciones.

http://theconsultree.com/19377-buy-testogel.html Este carismático profesor que es el Profesor de Estudios de Administración en la Facultad de Administración de Desautels de la Universidad McGill en Montreal, Quebec , Canadá, donde ha enseñado desde 1968 propone que existen hasta siete tipos de organizaciones. Para hacer este planteamiento, Mintzberg establece que las organizaciones (todas ellas,) están conformadas por cinco partes claramente definidas: (1)el Ápice estratégico, conformado por el pequeño grupo de personas que dirigen la institución, o sea las que establecen la visión, la misión, los objetivos y las estrategias a seguir; (2) la Tecnoestructura, compuesta por el grupo generalmente pequeño de tecnócratas que guían las acciones de la organización; (3) la Línea media, formada por los jefes intermedios que reciben lineamientos estratégicos y los convierten en acciones tácticas, en búsqueda del objetivo; (4) el Núcleo Operativo, constituido por los miembros de la organización que hacen el trabajo para lograr los resultados; y (5) el Staff de Apoyo, integrado por el resto de miembros de la organización que hacen funciones necesarias, pero de apoyo a los que buscan los resultados.

Lo que destaca Mintzberg, al plantear estas partes de las organizaciones es que cada una ejerce una fuerza interna dentro de la organización. La interacción de estas fuerzas y la fortaleza relativa de cada una de ellas es la que establece las características de cada organización. Entonces se tienen cinco fuerzas interactuantes. (1) la Fuerza por liderar, (2) la Fuerza por racionalizar, (3) la Fuerza por independizarse, (4) la Fuerza por profesionalizar y (5) la Fuerza por ayudar y apoyar. A estas cinco fuerzas se le agregan dos fuerzas más, ya no generadas por cada parte de la organización, sino que operan en toda la organización: (1) la Fuerza Aglutinante, definida por la Ideología, o lo que se conoce en la organizaciones como la Cultura Organizacional y (2) la Fuerza Segregante, que es la fuerza política que por definición busca el poder en la organización.

En una organización estas dos fuerzas últimas, tienen necesariamente que actuar equilibradas, siguiendo el principio de Acción=Reacción, válido en la física y en la gestión de todo el universo. O sea, que la Ideología debe ser igualmente fuerte que la búsqueda del poder. La acción debe ser igual a la reacción. Cuando esto se desequilibra, se produce la eclosión de la organización.

Y viendo nuestro panorama político actual, encontramos un ejemplo de la interacción de estas fuerzas y del pronóstico que se puede esperar de esa organización. Me refiero al accionar del partido político PpK, actualmente en operación en el accionar político del país. Se puede observar que en estos momentos la fuerza política es mayor que la fuerza de la ideología. Si esto sigue así, solo queda la eclosión de la organización. Lo que se recomendaría hacer antes de que sea tarde, es aumentar la fuerza de la ideología, o disminuir la fuerza de la segregación o sea de las ansias de poder. No se si se podría aumentar la fuerza ideológica de un partido conformado en medio de la lucha eleccionaria, que agrupó a un conjunto de miembros que más o menos tenían una carga ideológica similar. Pero si se pudiera intentar disminuir las ansias de poder de algunos de sus miembros. Solo eso creo que los salvaría de una destrucción de la organización tal como está planteada.

Esta situación no es nueva. La han pasado los partidos de la izquierda comunista, cuando han encontrado diferencias irreconciliables en sus conceptos ideológicos, que han medrado su fuerza aglutinante ante las ansias de poder de sus líderes. Resultado: división de los partidos de esa izquierda en muchos pequeños partidos. Ejemplo contrario se tiene en el Partido Popular Cristiano, que bebe de la ideología demócrata cristiana, muy fuerte en el mundo y en el partido Aprista, que sigue una ideología Social Demócrata que mantiene un sustento ideológico fuerte. Ambos partido pueden tener problemas en su manejo político, en su fuerza necesariamente Segregante, pero este accionar está compensado por su fuerza ideológica, que puede soportar este accionar.

Caso especial es el del partido Fuerza Popular, cuya fuerza aglutinante no es una ideología sino un recuerdo del gobierno de Alberto Fujimori, que mantiene un remembranza popular en sus seguidores de un gobierno que según sus recuerdos nos salvó del terrorismo y de la debacle económica. ¿Podrá esa fuerza aglutinante, soportar el mal manejo de sus líderes y de sus ansias de poder? Habrá que medir si estas fuerzas se mantienen equilibradas. Si la remembranza popular se va olvidando, tendrían que disminuir la fuerza Segregante, en ese partido para que se mantenga el equilibrio y se evite la destrucción

Eduardo Vásquez Bresani

Profesor de Diseño Organizacional en la Universidad ESAN y Profesor de Sistemas Modernos de Gerencia en la Maestría en Administración con Mención en Gestión de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos

2 comentarios en “Una interpretación del accionar de las fuerzas políticas actuales a la luz de la teoría organizacional

  • Cual sería la fuerza aglutinante del Partido Unión Liberal. He Leudo su visión y misión pero no encuentro cuál es su fuerza para el triunfo.

    • Estimada Cecilia, nuestra fuerza aglutinantes son la defensa de la libertad y la promoción de las instituciones que la garantizan como el Estado de Derecho, la justicia, el libre mercado,la democracia y un Estado óptimo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *